Barbazul

Aféitate como un 'gentleman': afeitado clásico, paso a paso

Aféitate como un 'gentleman': afeitado clásico, paso a paso

Si el afeitado es el ritual masculino por antonomasia, el afeitado clásico es la máxima expresión del hombre (o, por ser más concisos, del caballero). Las navajas clásicas, que nuestros bisabuelos manejaban con pericia de artista y que la industria y la cultura de la prisa enviaron al destierro, han vuelto. Y, con ellas, figuras (como la del barbero) y costumbres que creíamos perdidas y que, hoy más que nunca, nos recuerdan el valor ritual de los pequeños hábitos cotidianos, del tiempo propio. Porque los hombres del siglo XXI sabemos que el encuentro diario frente al espejo es algo más que un trámite que apurar sin demasiados miramientos: es nuestro momento, el único (casi) que vamos a tener en todo el día para disfrutar de nuestra propia compañía.

Por eso, en este artículo, nosotros, que somos unos nostálgicos empedernidos, hemos querido recuperar para ti el ritual del afeitado clásico. Así que, toma nota, prepárate una buena lista de Spotify con tu música favorita y resérvate 15 minutos diarios (sabes que sí los tienes) para empezar a afeitarte como un auténtico ‘gentleman’. ¿Te atreves?

 

1) Prepara tu piel, prepara tu mente

Antes de empezar, pégate una buena ducha de agua caliente. No es un capricho (no por nada, no hay ritual que se precie que no implique al elemento líquido por excelencia): el agua tiene algo de purificador, de renovador. Te ayudará a liberarte de cualquier preocupación o distracción rutinaria que te impida concentrarte en ti mismo (regálate este momento, te lo mereces) y, lo más importante, abrirá tus poros, preparando tu cara para el afeitado.

Si no te apetece o no tienes tiempo para darte una ducha, puedes humedecer una toalla en agua caliente para obtener el mismo efecto. Aplícala sobre la cara (sin lavarla) durante unos minutos. Se paciente (relájate, no hay prisa, disfruta): el agua caliente evitará daños como consecuencia de la fricción producida por la cuchilla sobre tu cara y ablandará el vello debajo de la piel.

 
Shaving Oil Dr K Soap

2) Aplica un aceite pre-afeitado

Un buen aceite pre-afeitado hidrata el área a rasurar ablandando el pelo de la barba y evitando la irritación de la piel producida por la fricción de la cuchilla. Si te sueles saltar este paso, te recomendamos que reconsideres tu decisión: te sorprenderás. ¿Nuestra recomendación? Shaving Oil del Dr K Soap, con aceites esenciales de semilla de albaricoque y menta, para refrescar tus sentidos. Un plus de excelencia que no puede faltar en tu ritual.

 
Brocha de afeitado de Mühle
 

3) Extiende la crema de afeitar (con brocha, por supuesto)

Olvídate de las 'espumas de bote' y opta por una buena crema de afeitado. ¿Nuestro consejo? Elige una opción para caballeros de manufactura artesana, como 1805, de Trueffit & Hill, con notas de ciprés, bergamota, cardamomo, mandarina, nuez moscada, lavanda, geranio, almizcle, vetiver, sándalo y cedro. Una composición oceánica y fresca que elevará la rutina del afeitado al grado de ritual. Y, si quieres un producto aún más clásico, opta por una jabón de afeitado, como esta delicia de Dr K Soap, de fragancia cítrica embriagadora y aceites esenciales variados  (manteca de karité, lima...), que dejarán tu piel suave  y fresca como la de un bebé. Notarás la diferencia, te lo aseguramos.

Para redondear la experiencia, extiende la crema con una brocha de gama alta, como esta maravilla de Mühle, que te ayudará a aumentar la suntuosidad de la espuma. Además, los pelos de la brocha (aunque los clásicos son los de tejón, nosotros preferimos alternativas más sostenibles) en contacto con la piel tienen un efecto exfoliante, perfecto para eliminar esas células muertas que le dan un aspecto apagado y envejecido a tu cara. Y la sensación de la brocha en contacto con el cuello y el rostro es, sencillamente, inenarrable.

 
Maquinilla clásica safety razor de Mühle
 

4) ¿Navaja barbera o maquinilla clásica?

¿Navaja barbera o maquinilla clásica? Quienes se inician en el ritual del afeitado clásico, a menudo dudan entre estas dos opciones. Si bien es cierto que la navaja tiene un componente romántico innegable, también lo es que usarla requiere mucha más pericia (además, necesitarás adquirir utensilios complementarios, como una correa de cuero o una piedra especiales para afilarla). Ambas alternativas son excelentes pero, si no quieres complicaciones,  nosotros te recomendamos las soberbias maquinillas clásicas de Mühle, una firma alemana cuyos productos, de manufactura artesana, son sinónimo de calidad y elegancia.

 
Encontrado en barney-barrett.tumblr.com
 

5) Aféitate, disfruta

Después de todos los preparativos, por fin estás listo para el momento cumbre del ritual del afeitado. Antes de pasar la cuchilla o la navaja por la cara (unas 3 pasadas deberían ser suficientes), tira ligeramente de la piel para mantenerla firme y facilitar que el filo se deslice por ella sin incidentes. Aplica la presión justa (si sueles tener pelos enquistados o tienes la piel muy sensible, se especialmente suave) y comienza el proceso de afeitado. Puedes afeitarte en la dirección del crecimiento del pelo (recomendado si quieres evitar que tu piel se irrite) o al revés, si buscas un resultado más apurado (hazlo solo después de la primera pasada). Si optas por la segunda opción, insiste en la aplicación del aceite pre-afeitado y la crema para evitar futuras irritaciones.

 
Post Shave Coooling Gel de Jack Black
 

6) Despedida: after shave

Para acabar, aclárate con agua abundante, tibia o fría, si quieres cerrar bien los poros de la piel. Para un resultado sobresaliente, utiliza un jabón con PH bajo, como este de Malin + Goetz de Pomelo, que te ayudará a mantener los niveles de grasa óptimos de la piel evitando que se seque en exceso. Termina aplicando un bálsamo postáfeitado o after-shave libre de alcohol (reseca la piel y favorece la aparición de arrugas) como este de Jack Black, que contiene ingredientes naturales para la regeneración y alivio de la piel y menta, para refrescarla. Aplícatelo con calma, disfruta de los últimos momentos de tu ritual matutino y prepárate para salir, una vez más, a la vida.

 
Cary Grant on break during the filming of Arsenic and Old Lace, 1941.
 

PD: acuérdate de ti todos los días, aunque no te afeites

Aunque hoy no te toque afeitarte, no descuides tu rutina de cuidados. Todo hombre que valore su imagen debe conocer la importancia de una buena crema hidratante, aplicada dos veces al día (mañana y noche), máxime si se afeita con frecuencia (ya sabes que el afeitado tiende a resecar y sensibilizar la piel). Hay muchos productos excelentes, pero nosotros te recomendamos esta, de Grown Alchemists, elaborado sólo con ingredientes orgánicos entre los que destacan el escaramujo (revitalizante), el aloe vera (regenerador y calmante), el aceite de jojoba o el extracto de caña de azúcar. Es perfecta para pieles con tendencia grasa o mixtas (olvídate de esos desagradables brillitos).

 

¿Tienes alguna duda? ¿Quieres compartir tu experiencia con nosotros? Por favor, deja un comentario abajo. ¡Ah!, y no olvides suscribirte a nuestra lista de correo: te regalamos un 5% de descuento en tu primera compra en nuestra tienda de cosmética masculina, Barbazul.com. 

¡Hasta la semana que viene!

Escribe un comentario

Recibe descuentos y novedades