Barbazul

Cosmética orgánica: qué es y por qué la necesitas (aunque todavía no lo sepas)

Cosmética orgánica: qué es y por qué la necesitas (aunque todavía no lo sepas)

La revolución orgánica que hace tiempo conquistó las estanterías de nuestras despensas llega ahora también (¡bravo!) a la cosmética. Si alguna vez te has llevado las manos a la cabeza al descubrir el 'ladrillo' de aditivos que ocupaba la sección de 'ingredientes' de tu zumo de '¿naranja?' y, desde entonces, miras con lupa lo que comes, estás de suerte: ahora también puedes cuidar a tu cuerpo por fuera, librando a tu piel y pelo de irritantes, parabenos y otros componentes dañinos de los que la industria cosmética abusa con frecuencia. Esta semana en Feel Good te explicamos qué es la cosmética orgánica y por qué la necesitas (aunque aún no lo sepas).

1. Porque no hay mejor cuidado que el cuidado natural

Los cosméticos orgánicos son productos 'indie' (por decirlo de alguna forma): producidos a pequeña escala y mimados al extremo por sus productores, que sólo utilizan en sus fórmulas ingredientes botánicos certificados (como antioxidantes, vitaminas, aminoaciodos o aceites esenciales, por ejemplo), procedentes de cultivos ecológicos y probadamente seguros y eficaces para el cuidado de tu piel. Y es que, si lo que naturaleza nos da ya es perfecto, ¿para qué enredar?

 

2. Porque los aditivos químicos que utiliza la industria cosmética son malos para tu piel y tu salud (y tenemos pruebas)

Si todavía crees que esto de la 'cosmética orgánica' es postureo, aquí van un par de buenos argumentos para hacerte reflexionar: la mayoría de los productos cosméticos comercializados habitualmente en perfumerías están elaborados con sustancias de efectos más que dudosos en en nuestro organismo (colorantes, conservantes, fragancias) o, como en el caso de jabones y champús, derivados del petróleo.

Green Peace España, por ejemplo, ha elaborado una 'Guía para comprar sin tóxicos' en la que identifica un gran número de marcas conocidas (como NIVEA, L'Oreal, Garnier, Williams o Gillete, entre otras) que utilizan químicos dañinos como el ftalatos (en cosméticos, esmaltes de uñas, perfumes, desodorantes...), almizcles sintéticos (en fragancias), compuestos organoestánnicos o triclosan (muy típico en jabones y del que se ha probado que "dificulta las contracciones musculares a nivel celular, retarda la natación en los peces y reduce la fuerza muscular en ratones"). Sustancias, por otra parte, definidas por el convenio OSPAR como "especialmente preocupantes"  que pueden "provocar cáncer, ser tóxicas para la reproducción o para el sistema inmunológico" (si te interesa el tema, esta web -en inglés- ha listado y analizado más de 68.000 productos para que conozcas sus riesgos).

cosmética orgánica
 

3. Porque estás harto/a de que te engañen y quieres una cosmética 'honesta'

Desengáñate (aunque duela): ningún producto  te va a dar la felicidad, ni te va a hacer 10 años más joven. Un buen producto, sin embargo, puede mejorar mucho la calidad de tu piel (o tu pelo), mimarlos y proporcionarte un pequeño instante de ese placer que siempre da entrar en contacto con aquello que ha sido hecho con cariño y con verdad. Estas son las máximas 'publicitarias' de la cosmética orgánica y de nuestra pequeña tienda, Barbazul. En palabras de Curro Bermón, fundador de Barbazul: “Nuestro objetivo es promover una cosmética honesta, sin trampa ni cartón, que promete menos que la cosmética tradicional (no existen los milagros) pero que cumple siempre”.

4. Porque cuidar el medio no es importante: es vital

Cuidar el medio ambiente es como cuidarte a ti mismo/a: somos el aire que respiramos y el agua que bebemos, somos nuestro mundo. Nosotros lo tenemos claro: si una marca no mira por el medio, ¿quién nos garantiza que lo va a hacer por nuestra piel / pelo? Por eso, en Barbazul siempre trabajamos con marcas sostenibles que cuiden sus envases y sus procesos de fabricación al máximo (nosotros también lo hacemos).

5. Porque la experimentación en animales no es ética (ni necesaria)

Ni productos testados en animales, ni con componentes de origen animal. La experimentación en animales no es ética, ni necesaria. Existen más de 20.000 ingredientes cosméticos declarados 'seguros', así como un gran número de métodos científicos alternativos  más rápidos, eficaces y económicos.

6. Porque sí hay alternativas

Parece que no, pero sólo hay que buscar un poco. Hay alternativas a la cosmética industrial, productos cuidados y honestos, producidos a pequeña escala que te van a enamorar. No dejes de echar un ojo a algunas de las marcas de nuestra tienda, como Grown Alchemist (sólo utiliza ingredientes botánicos certificados), Malin + Goetz, Argentum Apothecary  y Le Baigneur para hombre y mujer o Dr K Soap, Captain Fawcett y Jack Black, para hombre, todas ellas comprometidas con la cosmética orgánica (¡te regalamos un 5% de descuento sólo por darte de alta en nuestra newsletter!). 

¡Hasta la semana que viene!

Escribe un comentario

Recibe descuentos y novedades